Se abre el telón y nos encontramos con que ya he descrito las dos partes anteriores. Hoy me dispongo a contar esta tercera y última parte, sin dejar de recordar que ya en Gaia, el lamento de nuestra madre tierra pudimos ver cómo una cultura conquista a otra y como en La voz dormida, un grito nunca escuchado una institución impone que hay que creer en algo sin importar nada de lo que antes hubiera. Hoy, acabo con el fin, con la extinción, el castigo que toda persona merece tras hacer barbaridades que no son propias de una mente coherente. Mägo de Oz consiguió hacer que todo fuera explicado de manera clara y esta vez, puedo decir que esta tercera parte, es una mezcla de las dos anteriores. Conquistas y guerras santas que han llegado demasiado lejos.

Muy orquestal comienza esta canción, los corales nos recitan uno de los textos de la biblia Memento homo, quia pulvis est et in pulverem reverteris, lo que significa en español, Recuerda hombre, que polvo eres y en polvo quedarás convertido. Una muy buena frase para comenzar este comentario, una buena frase que nos relata este principio del fin. Un fin que no es tan disparatado como lo creemos y que tiene mucha más verdad de lo que creemos.

Estamos convencidos de que, a nosotros, este cambio climático no nos tocará. Un cambio climático del que tanto hablan en las noticias, un cambio climático que algunos políticos sin cabeza quieren achacar a una invención de los chinos, un cambio climático que ya está aquí y que ya solo podemos retrasar, solo si colaboramos todos juntos, algo que, desgraciadamente no vamos a hacer. Dejemos a nuestros hijos este mundo que entre todos nos hemos cargado. Es bien cierto que existen eras en la historia y que según la historia la siguiente era es una era cálida, es decir, venimos de una era fría, pero el ser humano ha despreciado todas las medidas que se les ha dado y hemos adelantado esta era cálida, sin saberlo, nos hemos cargado el planeta O… ¿Sí lo sabíamos?

Mientras todo ocurre, mientras todo se acaba, la voz de un sacerdote sigue intentando meter ideas para ser puros y limpios, para que cuando este apocalipsis ocurra consigan llegar a intentar controlar más almas.

La tierra sufre, ocurren sucesos que nadie puede explicar. La canción nos relata los sucesos ocurridos en este fin del mundo. Terremotos en diferentes lugares del planeta, réplicas muy fuertes, volcanes en erupción e inundaciones numerosas. Todo ello acompañado de las disputas entre la divinidad. Jesucristo y Yahveh discutían, Satán llora, todos saben que, si el mundo se acaba, ya no hay almas que manejar a su antojo.

Los ríos se han desbordado y los mares se comienzan a tragar todas las playas. Los edificios empiezan a derrumbarse. Todos los sistemas electrónicos fallarán, es un hecho. Nuestro planeta está sufriendo, esta canción es una pequeña predicción. Los suelos se abrirán y nuestros sueños dejarán de cumplirse.

No hay mejor forma de acabar esta trilogía que con esta canción, no hay mejor forma de acabarla que con la misma frase que empezó; Hay veces que no sé, si exprimir el sol, para sentir calor. La frase con la que comenzaba la canción Gaia y con la que acaba Atlantia. Tras ello, una persona anónima nos hace pública una carta para la próxima civilización, para la civilización que nos sustituya, para que no cometa los mismos errores que nosotros hemos cometido en este planeta que se nos regaló.

La carta, recitada por Txus Di Fellatio, nos avisa de que esto se acaba, que el ser humano se ha extinguido gracias a su avaricia. Nadie es el culpable, los culpables somos nosotros. Somos seres sedientos de poder, actuamos manejando a los demás para moldearlos a nuestro antojo, de esta manera, el mundo se acaba, es un hecho y solo nosotros tenemos la clave para parar este acontecimiento. Pero mucho me temo, que nosotros no lo veremos, pero nuestros descendientes verán como los edificios se derrumban, como todo acaba. Como bien dice Txus en esta carta, nos hundiremos nosotros también, la verdadera Atlántida, somos nosotros mismos.

«Cuándo los hombres escupen al suelo, se escupen a si mismos»

Sergio Barajas Cruz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s