Siempre lo he dicho, y nunca dejaré de decirlo. Una canción es una historia que nos cuenta el narrador, el cantante. Hoy comienzo esta trilogía, analizaré las tres canciones que dan nombre a cada disco de la trilogía Gaia. En primer lugar, analizaré esta, Gaia, en segundo lugar, continuaré con la que da nombre a la segunda parte La voz dormida y, en tercer lugar, la canción que da nombre al tercer disco, Atlantia.

Una canción cargada de sentimentalismo y de un gran sentimiento de culpa. Nos adentramos en una historia que entremezcla el año 2003 con una historia que se relata hacia el año 1500. Esta canción nos habla de la ejecución de Alma Echegaray, una ejecución por un delito que no ha cometido, una ejecución en la silla eléctrica, por una causa injusta. Alma Echegaray es aquella que ha recibido tantos nombres como la vida misma, pero que en realidad es la encarnación de Gaia, la madre naturaleza, y le jura al gobernador, a aquel que le ha enviado a la silla eléctrica, que se vengará.

Comienza la canción con un piano imperial y nos vamos directos hasta el lamento de Alma Echegaray, siempre me he imaginado esta parte como el lamento ante las injusticias de las que se le acusan a esta mujer. Después de este lamento comienzan se cambia el ritmo de la canción y nos vamos hacia una parte melódica y algo más rockera para mostrar la angustia de este personaje del que nos habla la historia.

Llegamos al estribillo en el que Alma Echegaray nos cuenta quién es en realidad, y relata además a los que van a presenciar esta ejecución que se vengará de todo lo que le hagan, ya que es la Madre Tierra y todo lo que le hagan, ella se lo devolverá.

Haré un alto en el camino para explicar que esta historia se creó con el fin de hacer ver que el ser humano es codicioso y que poco a poco, nos estamos cargando el planeta, el planeta en el que vivimos y del que solo nos importa sacar dinero por cualquier cosa.

Una de las partes más importantes de la canción, por lo menos para mí, es el momento en el que se nombra a la Iglesia, una parte muy importante en toda la trilogía, ya que en el momento de la conquista del «nuevo mundo» y la Santísima Inquisición (de la que hablaré en la segunda parte). Allí está una representación de la Iglesia en forma de sacerdote, que pide confesión a Alma, esta contesta que nunca creerá en un dios que no dicte sentencias justas.

Es una muy buena canción para reflexionar sobre cómo muchos dominan nuestra mente. Gaia es la canción que nos transporta a todo ese sufrimiento que han tenido las personas condenadas por un crimen que no han cometido y que ven en su cabeza como se le intentan imponer una verdad que no es cierta y además de ello se les intenta inculcar una fe que no es la suya.

Es la codicia del ser humano lo que lleva a hacer creer a los demás que lo que nosotros pensamos es lo correcto. Es lo que nos explica este disco en realidad, lo que el ser humano del siglo XVI no tenía claro es que nadie tiene que ceder a lo que una cultura que muchos creen superior tenga que imponerse sobre otra. En este caso, se habla de una cultura tan rica como la Azteca, que desapareció gracias a las garras de una pantera llamada Inquisición, una Iglesia que no usaba la lógica y que condenaba sin pedir explicaciones, al igual que hoy en día muchos gobiernos condenan sin sentido.

Muchos gobiernos de hoy condenan a personas sin tener prueba alguna del delito que se ha cometido. Pienso que no es lógico, que toda persona necesita un juicio justo antes de ser condenado.

Esta canción acaba con los rezos del sacerdote presente en la ejecución que pide por el camino que seguirá Alma Echegaray en su viaje al más allá, algo que hace sin su permiso, ya que ella no considera dios al Dios de los cristianos, una muestra más de la intolerancia de ciertos sectores de la sociedad que criticaba este disco en el año 2003.

Muchas veces los gobiernos se equivocan cuando no condenan algo que realmente es condenable, como por ejemplo la intolerancia por razón de sexo, raza o cultura, pero esto ya… (citando palabras de Txus di Fellatio, el creador de la historia de Gaia) es otra historia, que en otro momento será contada.

«Me vengaré y todo mal que me hagas, yo te lo devolveré, el hombre nunca fue dueño de Gaia, es justamente al revés»

Sergio Barajas Cruz

Anuncios

2 comentarios en “Gaia. El lamento de nuestra Madre Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s